¿Por qué debemos cuidarnos la boca? Enfermedades e higiene bucal

La importancia de una correcta higiene bucal. Limpiarse los dientes es fundamental para evitar males mayores tal como veis en la infografía.

La combinación de un cepillo de dientes adecuado con una técnica específica puede asegurar una mejor higiene oral que ayude a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, periodontitis y también complicaciones en el embarazo. ¿Sabías que tu boca era tan importante?.

A día de hoy sabemos que una buena higiene oral es la base no sólo de una sonrisa sana sino también una mejor salud en general. De hecho, existen estudios han demostrado que los problemas orales pueden afectar a la salud de los dientes y las encías. Pero estos dolores y la irritación de los dientes y encías como periodontitis pueden a su vez aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares e incluso causar nacimientos prematuros

Recientemente, un estudio de la Universidad de Columbia de Nueva York que fue publicado en la Revista Journal of the American Heart Association, confirma que mejorar la salud de las encías y la reducción de la presencia de bacterias relacionadas con la enfermedad periodontal disminuye la aceleración del proceso de aterosclerosis, la deposición de placas en las arterias, que es la base de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Si miramos detallamente nuestra boca podemos encontrar más de 500 tipos de bacterias e incluso especies de hongos. mantener una buena limpieza es esencial para mantener a raya todas estas bacterias. Sin duda, la primera ventaja es la prevención de la caries y la formación de placa y sarro. Seguro que os interesará leer el artículo He aquí una forma rápida de eliminar el sarro de los dientes. Aquí podréis encontrar remedios eficaces para eliminar el sarro.

Otro artículo interesante que podéis leer en el que también habla de las bacterias y enfermedades dentales es Chuparse el dedo o morderse las uñas tiene algo bueno….

También podemos encontrar otras enfermedades relacionadas con no mantener una higiene adecuada de la boca como:

  • Halitosis. El 90% de la halitosis depende de una mala higiene bucal ( o que exista alguna otra enfermedad que cause este problema como Helicobacter pylori).
  • Enfermedades cardiovasculares. La colonización bacteriana de la cavidad oral, si no se controla, puede alcanzar la circulación sistémica y órganos distantes. Algunas especies de bacterias orales se han encontrado en las placas ateroscleróticas de pacientes con enfermedades cardiovasculares. Algunos estudios han demostrado que los pacientes con una higiene bucal insuficiente y/o incorrecta son más propensos al desarrollo de la enfermedad aterosclerótica y, por lo tanto, a poder sufrir un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular agudo.
  • Infertilidad. Unas condiciones de higiene oral insuficientes se han relacionado en varios estudios con la infertilidad, casos de aborto y complicaciones del embarazo.
  • Sensibilidad dental.

¿Por qué debemos cuidarnos la boca? Enfermedades e higiene bucal

La mejora de las técnicas de atención en las propias casas son de gran importancia para la prevención y resolución de la enfermedad periodontal. Por eso es primordial conocer las normas básicas de cuidado en el hogar:

  • Cepillarse los dientes después de cada comida.
  • Lavarse los dientes durante unos 3 minutos.
  • Usar hilo dental o cepillos de alambre una vez al día.
  • realizarse limpiezas bucales dos veces al año.

La pregunta que hoy en día muchos pacientes se hacen es: ¿Es mejor usar un cepillo de dientes eléctrico o manual?.

El cepillo de dientes eléctrico puede ser mejor y con menos riesgo de causar daños (recesión gingival) al tejido gingival y al diente que los manuales. Pero hay que usarlo correctamente:

  • Humedecer las cerdas.
  • Pasar las cerdas por cada una de las tres superficies del diente (las zonas interdentales no se limpian con el cepillo de dientes eléctrico).
  • Detenerse en la superficie 2 o 3 segundos con un ligero contacto con la encía.
  • Pasar al siguiente diente.

Cuando se use el cepillo de dientes manual será mejor usar la técnica Bass.:

  • Humedecer las cerdas.
  • Colocar las cerdas a 45 grados en la encía y en contacto con el diente.
  • Mover las cerdas desde la encía hacia el diente en un movimiento circular unidireccional.
  • Evitar movimientos horizontales porque puede dañar la encía provocando  recesión gingival y si te cepillas de forma agresiva también provoca abrasión del esmalte.
  • Cepillar durante unos 3 minutos.

Los cepillos de dientes manuales difieren en el espesor de las cerdas: Extra suave, suave, medio, duro. Las cerdas extra suaves, suaves y medio se recomienda especialmente para personas con recesión gingival causada por un cepillado incorrecto. Las cerdas duras son bastante agresivas para las encías y se recomienda sólo para la limpieza de prótesis removibles.

Recordad que hay que cambiar el cepillo dental cada 3-4 meses.

La limpieza de los espacios entre diente y diente es muy importante. La mayoría de enfermedades de las encías comienza en esta zona. Para ello podemos usar seda o hilo dental.

El uso de hilo contribuye a la salud gingival y reduce el sangrado de las encías. Actúa mecánicamente fragmentando y extrayendo la placa que se acumula.

Cómo usar la seda dental:

  • Coger un segmento de hilo de aproximadamente 70 cm.
  • Se envuelve alrededor de los dedos índice y corazón.
  • Estirar el hilo.
  • Desplazar el hilo en movimiento de vayven y luego en forma de C envolviendo el diente.
  • Reptir el movimiento dos o tres veces.
  • Salir del espacio interdental y pasar al siguiente diente.

También podemos usar cepillos interdentales que están formados por filamentos de nylon suaves trenzados en un cable de acero inoxidable muy fino. Estos los usaremos en caso de:

  • amplios espacios interdentales
  • aparatos de ortodoncia
  • prótesis fijas
  • implantes dentales
  • bifurcaciones…

Para qué sirven los dientes

Ahora se sabe que la inflamación de la boca puede extenderse a otros órganos de nuestro cuerpo, a menudo alejados de la boca, abriendo la puerta a enfermedades graves. Por tanto, ¿por qué no vamos a cuidarnos la boca?…

Os aconsejo leer el artículo ¿Tienes problemas con los dientes o las encías? Come como un primitivo.

El enemigo número uno de los dientes y las encías sanas es la placa. Una amenaza que a menudo permanece incluso después de que se habernos lavado bien los dientes. El problema se debe en parte a la forma de la boca que provoca que se acumule placa día tras día en áreas difíciles de alcanzar con un cepillo de dientes tradicional.

Las áreas más afectadas suelen ser las que están dentro de la boca, a lo largo de la línea de las encías, y el espacio interdental. También son los causantes de la mayoría de problemas de gingivitis o periodentitis. Hay que tener mucho cuidado con la limpieza bucal. Para este propósito hay una técnica de cepillado ad hoc, recomendada para una higiene más precisa de los espacios interdentales y el surco gingival: la técnica de Bass. Esta técnica sugiere colocar el cepillo de dientes a 45 ° orientado con respecto al borde de las encías.

Pero también el tipo de cepillo de dientes que se use en la técnica de Bass puede marcar la diferencia. Lo ideal es conseguir un cepillo de cerdas cónicas de 0,01 mm de diámetro y con distintos niveles. Son capaces de eliminar suavemente el biofilm bacteriano de debajo y a lo largo de la línea de las encías y penetrar en los espacios interdentales a una mayor profundidad. De hecho, las pruebas de los laboratorios demuestran que estos cepillos son 7 veces más eficaces que un cepillo de dientes con cerdas convencionales para limpiar la línea de las encías. Si no queréis romperos la cabeza buscando podéis preguntar directamente por el cepillo GUM Pro, aunque podréis encontrar más en el mercado.

Recordad que a parte de utilizar la técnica Bass, es decir, inclinar el cepillo 45 grados, hay que hacer pequeños movimientos vibratorios unas 6 o 7 veces con el fin de eliminar la placa bacteriana, y luego hacia el diente.

La limpieza debe iniciarse desde las superficies externas, luego las internas y, finalmente, las superficies oclusales. Para limpiar los lados de los dientes frontales hay que poner el cepillo en posición vertical.

 

 


Acerca de Lihi Carethy 96 Articles

Licenciada en Farmacia por la Universidad de Barcelona (UB) y una gran apasionada de la fitoterapia y la salud. Para cualquier duda podéis escribir a monfarma90@gmail.com e intentaré responder lo antes posible.

1 Trackback / Pingback

  1. ¿Tienes mal aliento (halitosis)? – Salud Puebla

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: