¿Qué es la intolerancia a la lactosa? Esto es lo que puedes comer y lo que no…



La intolerancia a la lactosa se produce en caso de deficiencia de la enzima lactasa, y se manifiesta cuando falla parcial o totalmente la enzima capaz de romper la lactosa en glucosa y galactosa. Este fenómeno también se conoce como hipolactasia. La lactosa es el azúcar principal en la leche (la leche de vaca , cabra, burro, así como la leche materna) también está presente en otros productos lácteos. Casi la mayoría de los azúcares presentes en la leche (el 98%) son lactosa.

También os recomiendo leer el artículo Leche: intolerancias y alergias.

Cuando consumimos la lactosa con los alimentos, esta es hidrolizada a nivel del duodeno por la lactasa (una beta-galactosidasa), presente en las células de la mucosa intestinal absorbente (enterocitos de la cumbre de las vellosidades intestinales), cuya función consiste en la división de la lactosa en dos azúcares simples: glucosa y galactosa. La primera es esencial para la formación de las estructuras nerviosas en el niño, la segunda representa un sustrato de energía primaria para el cuerpo.

En caso de falta total de esta enzima, la lactosa no se digiere y permanece en la luz del intestino (en particular en el intestino grueso), donde es fermentada por la flora bacteriana intestinal, con la consiguiente eliminación de agua y la producción de gas ( hidrógeno, metano, dióxido de carbono) y ácidos grasos de cadena corta por el proceso de fermentación.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa? Esto es lo que puedes comer y lo que no...

La lactasa aparece ya en la semana 23 de gestación, y aumenta su actividad durante el embarazo hasta que llega a su punto máximo en el momento del nacimiento. Luego sigue en valores máximos mientras la alimentación del bebé sea solo leche. Después del destete comienza a disminuir con una reducción gradual programada genéticamente, pero extremadamente variable de un individuo a otro.

SINTOMATOLOGIA

El cuadro clínico se caracteriza por dolor abdominal de tipo calambres, flatulencias, distensión abdominal, digestión lenta, fatiga, sensación de pesadez en el estómago, sensación de hinchazón del estómago y diarrea, con heces acuosas y  ácidas (¡en algunos casos se puede dar también estreñimiento!). Además, suelen aparecer al cabo de 1 o 2 horas después de la ingestión de alimentos que contienen lactosa. Sin embargo, estos síntomas no son específicos: existen otros trastornos tales como hipersensibilidad a las proteínas de la leche, reacciones alérgicas a otros alimentos o intolerancia a otros glúcidos que pueden causar síntomas similares.

Los síntomas comunes son:

  • dolor abdominal
  • estreñimiento
  • náuseas
  • dolor de cabeza
  • hinchazón abdominal
  • diarrea
  • fatiga
  • erupciones
  • meteorismo
  • flatulencia

Aún así, hay que decir que la sintomatología es diferente de un paciente a otro en función del grado de deficiencia de la producción de la enzima lactasa.

Además depende también de la comida ingerida ya que está vinculado a la tasa de vaciado gástrico. Si la lactosa se mueve rápidamente desde el estómago hasta el intestino con una baja actividad de lactasa los síntomas serán más evidentes. Así que si la lactosa se ingiere junto con hidratos de carbono (especialmente los carbohidratos simples) aumenta la tasa de vaciado gástrico, los síntomas seguramente serán más intensos. Mientras que si se ingiere junto con grasas, se reduce la tasa de vaciado gástrico y los síntomas pueden ser muy pocos o incluso inexistentes.

DISTRIBUCIÓN

En los Estados Unidos, la deficiencia de lactasa afecta a alrededor del 22% de la población adulta.

En Europa la situación es muy variada; las personas que tienen este trastorno en el sur de Europa se calcula que son aproximadamente el 70%, en Europa Central el porcentaje es de un 30%, mientras que el porcentaje de incidencia es mucho menor en el norte de Europa, con alrededor del 5%.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa? Esto es lo que puedes comer y lo que no...

No hay diferencias particulares en la incidencia entre los hombres y las mujeres.

FORMAS DE INTOLERANCIA A LA LACTOSA

Hay tres formas: congénitas, genéticas y adquiridas.

La forma genética (también conocido como la forma primaria) se genera a partir del déficit de producción de lactasa. Puede ocurrir en niños con destete (aproximadamente 2 años) o más tarde, en los adultos, debido a la reducción gradual de la producción de lactasa.

La forma adquirida (también llamada forma secundaria) es debida a otras enfermedades, agudas (inflamación e infecciones del intestino, como la salmonela, cólera, enteritis aguda…) o intestinales (enfermedad celíaca, enfermedad de Crohn, linfomas, enteritis actínica, síndrome del intestino irritable…).

Es una forma transitoria que se resuelve en cuanto se resuelve la enfermedad principal.

Incluso los propios tratamientos con antibióticos, la quimioterapia o la radiación ionizante pueden hacer aparecer hipolactasia, como consecuencia de su toxicidad en la mucosa intestinal o la inhibición directa de la acción de la lactasa.

Por último existe la forma congénita, una tercera forma muy rara de origen genético. Se manifiesta desde el nacimiento. Es la incapacidad permanente para producir lactasa funcional. Esta forma primaria congénita se debe a mutaciones del gen que codifica la enzima lactasa, y se produce una total ausencia de lactasa desde el nacimiento. El bebé tendrá diarrea cada vez que se alimente con leche materna o de fórmula y esto persistirá durante toda la vida.

En Europa, el 90% de casos de intolerancia a la lactosa en caucásicos se debe a un cambio en el ADN, un polimorfismo C/T en la ubicación -13.910 del gen MCM6 del gen de la lactasa (LCT), en su región de regulación. Si la variación está presente en ambas copias del gen, puede dar lugar a una falta o reducida expresión de esta enzima en las microvellosidades del intestino delgado. La transmisión hereditaria de este polimorfismo es autosómica recesiva, es decir, que sólo aquellos que tienen ambas copias del gen mutado (homocigotos genotipo CC) son intolerantes.

En Europa el 15% de la gente tiene el gen de la lactasa mutado en homocigosis, mientras que el 45% son portadores de una copia del gen con el defecto. Es decir, que un 45% tienen el gen pero les funciona bien la enzima porque deben ser los dos mutados, no solo uno, pero si se junta con otra persona que tenga un gen mutado sus hijos pueden tener los dos, y padecer entonces esta intolerancia a la lactosa.

DIAGNÓSTICO

Es importante hacerse la prueba en caso de duda para saber si hay que excluir la lactosa de la dieta de forma parcial o total. Incluso tener en cuenta todo lo que se consuma y pueda contener lactosa, como los medicamentos.

Las dos pruebas más comunes son la prueba H2-Breath Test y pruebas genéticas.

La prueba más usada a día de hoy es la prueba de aliento-H2, que evalúa la presencia de hidrógeno en el aliento antes y después de la administración de 20 o 50g de lactosa. Por lo general se cogen 6 muestras de aire soplado por el paciente en unas bolsas especiales  a intervalos regulares (cada 30 minutos), con un tiempo mínimo de 3 horas.

En caso de mala absorción de lactosa,en el intestino se producen procesos de fermentación que dan un aumento relativo en la producción de hidrógeno (H2), que se elimina a través de los pulmones con la respiración y es lo que se detecta en la prueba.

Habrá que tener en cuenta en el diagnóstico diferencial de las alergias a las proteínas de los alimentos y en particular a los de la leche y de los granos, que pueden imitar en parte los valores de la intolerancia a la lactosa y que da lugar a falsos positivos en muchas ocasiones.

Alergia o intolerancia a la lactosa

La prueba del aliento se realiza después de ayunar durante al menos 12 horas. Un mes antes del examen se debe considerar el suspender el uso de antibióticos y 15 días antes del examen no se deben tomar fermentos lácteos ni laxantes.

La dieta de la noche antes del examen debe ser de arroz hervido sin sazonar y carne asada a la parrilla o pescado con condimento a base de aceite, agua sin gas y nada de pan.

La duración media de la prueba es de aproximadamente 3 horas. Durante este tiempo se puede beber agua, pero no se puede comer ni fumar.

Esta no es invasiva, pero puede dar un falso negativo si el paciente ha sido sometido a un tratamiento con antibióticos, o tiene trastornos gástricos, o debido a las alteraciones de la flora intestinal capaces de producir hidrógeno (se da en un 10-15% de los casos) .

Una prueba positiva asegura la presencia de malabsorción de lactosa, pero no discrimina si es una forma primaria debido a la deficiencia genética de la lactasa, o secundaria debido a una alteración en la integridad de la pared intestinal.

Tiene buena sensibilidad (aproximadamente 77,5%) y una alta especificidad (aproximadamente 97,6%).

En cuanto a la prueba genética que analiza el polimorfismo C/T-13910, esta permite definir la predisposición a la intolerancia a la lactosa mediante el estudio de la composición genética, y la identificación de las personas que pueden expresar una deficiencia enzimática. Esto nos permite definir un comportamiento de alimentación y un estilo de vida adecuado y hacer un tratamiento personalizado tanto curativo como preventivo.

La prueba se hace con un hisopo (bastoncillo) bucal para la mucosa oral (la pared interna de la mejilla) a partir del sexto mes después del nacimiento. La prueba permite discriminar aquellos que tienen dos copias normales del gen (T/T), los que tienen solamente una sana (T/C) y los que han mutado las dos copias (C/C).

Tiene una alta sensibilidad (97%) y especificidad (95%). Además es una prueba sencilla y no invasiva, fácil de realizar incluso en siños.

Una prueba positiva permite discriminar si se trata de una forma primaria o secundaria de intolerancia a la lactosa.

TRATAMIENTO

El único tratamiento es la exclusión de la dieta de los alimentos durante un período de al menos 3-6 meses, para permitir la remisión completa de todos los síntomas y la recuperación de la funcionalidad normal de los intestinos.

Después de este período se puede volver a introducir en bajas cantidades la lactosa a la dieta y luego ir aumentado la dosis y evaluando las reacciones.

En caso que sea una forma primaria se excluirá la lactosa de la dieta de forma permanente.

Dado que la lactosa se utiliza a menudo en la industria alimentaria como conservante y espesante, hay que leer siempre cuidadosamente la composición de los alimentos, especialmente si están enlatados y congelados para evitar la introducción accidental de trazos de lactosa.

Lista de productos que tienen, pueden tener o no tienen #lactosa:

Y no sólo los alimentos sino que muchos fármacos usan lactosa en su formulación, de hecho se utiliza en más del 20% de los medicamentos que requieren receta médica y en alrededor del 6% de los medicamentos de venta libre y suplementos nutricionales, incluyendo gránulos homeopáticos. Así que se deben mirar siempre los excipientes.

Hay muchos suplementos de lactasa que aunque no son curativos pueden servir de ayuda. Sólo deben tomarse justo antes de una comida en la que se sospecha que pueda haber lactosa, introduciendo así la enzima que falta para neutralizar o reducir los síntomas.

En cuanto a la leche, hoy en día existen leches sin lactosa, por lo general enriquecidas con Lactobacillus acidophilus, una bacteria que digiere la lactosa.

Hay una larga lista de quesos, donde la presencia de lactosa en sí mismo es casi ausente. Estos son los quesos de oveja, queso parmesano, provolone, parmesano y otros quesos curados. Durante la maduración de la lactosa se fermenta mediante bacterias lácticas utilizadas para la preparación del queso y se transforma en ácido láctico. Esto no ocurre con los quesos frescos como mozzarella, Charterhouse, o los quesos blandos en general en el que el contenido en lactosa es notable.

Renunciar indiscriminadamente a todos los quesos no es aconsejable ya que podría dar lugar a una falta de calcio en la dieta, con los riesgos que conlleva.

A continuación os dejo una lista de lo que se puede comer y lo que no. Eso sí, leer las etiquetas de todo lo que compràis para evitar errores accidentales.

ALIMENTOS QUE DEBERÍAMOS EVITAR

  • Leche de cvaca, cabra, oveja…
  • Queso fresco
  • Mantequilla
  • Beishamel y otras salsas a base de crema o leche
  • Productos lácteos
  • Pan de leche, palitos de pan..
  • Galletas con leche o mantequilla
  • Platos de carne con nata, leche o productos lácteos
  • Salchichas
  • Puré de patatas
  • Chocolate con leche o parcialmente negro
  • Cremas de pastelería
  • Pasteles o dulces en general
  • Helados

ALIMENTOS DE RIESGO: Siempre hay que leer cuidadosamente la etiqueta antes.

  • Hamburguesas
  • Albóndigas
  • Embutidos
  • Cereales para el desayuno
  • Caramelos
  • Margarina
  • Salsas en latadas o potes preparados
  • Polenta
  • Relleno de alimentos congelados
  • Pastas rellenas
  • Ñoquis de patata
  • Pastilla de caldo
  • Fruta enlatada o en conserva
  • Chocolate en polvo
  • Café instantáneo
  • Licores dulces
  • Café al ginseng

ALIMENTOS QUE PODEMOS COMER

  • leche de vaca sin lactosa
  • Yogur (sin la adición de cremas leche u otro procesamiento)
  • Productos lácteos sin lactosa
  • Leche y derivados de origen vegetal
  • Pudines y helado de soja
  • Queso Parmesano, Grana Padano – Emmenthal- Gruyere
  • Kamón
  • Salami y salchichas sin la lactosa
  • Carne blanca, pollo, conejo, pavo
  • Cerdo, caballo, carne de res
  • Pescado fresco
  • Fruta y verdura frescas
  • Tofu

Leches vegetales

Os recomiendo leer el artículo Otros motivos para elegir leches vegetales…

Las personas con deficiencia de lactasa suele evitar la leche y los productos lácteos en su totalidad, lo que puede dar lugar a una deficiencia de calcio. Hay que elegir alimentos de la lista que puedan aportarnos calcio para no tener este déficit, sobretodo

  • espinaca,
  • achicoria,
  • envidia,
  • col,
  • brócoli,
  • alcachofas,
  • habas,
  • almendras,
  • avellanas,
  • semillas de sésamo,
  • leche de soja enriquecida
  • jugo de fruta al 100 por ciento con calcio añadido.

 

loading…




Acerca de Lihi Carethy 95 Articles
Licenciada en Farmacia por la Universidad de Barcelona (UB) y una gran apasionada de la fitoterapia y la salud. Para cualquier duda podéis escribir a monfarma90@gmail.com e intentaré responder lo antes posible.

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: